Páginas

domingo, 3 de junio de 2018

Turno para los alcistas pese a los problemas de deuda

A principios de año de este año, con los buenos datos macro y con el escenario de la Reserva Federal dejando de reinvertir sus vencimientos en bonos de manera gradual y con el Banco Central Europeo y el Banco de Japón reduciendo sus compras, la posición dominante en el mercado era la idea de que los flujos netos de compras de los bancos centrales pasaría a ser negativa antes de fin de año.

¿Será esto posible realmente? ¿La coyuntura macro y la estabilidad de los mercados lo permitirá?

Los nuevos banqueros centrales se quedan o quedarán con la patata caliente. Parece que la macro de USA apoya pero la europea no tanto. Hubo pánico especialmente esta semana con la deuda italiana. ¿Qué pasará cuando acabe el "QE europeo"? ¿Está la siguiente gran crisis a la vuelta de la esquina?

Tengo la impresión de que en el mercado cada vez está más extendida la idea de que los bancos centrales occidentales y de Japón no harán subidas de tipos significativas. Si acaso se esperarara un pequeño cambio de plan, sería para que fuera más complaciente. Tal vez no se pueda retirar del todo el QE europeo.

Si interpreto bien lo que me dice el gráfico semanal de rentabilidad del bono americano a 10 años, es que estamos iniciando un nuevo periodo lateral de sesgo bajista.



La rentabilidad del bono americano en el 2.018 se mantendrá a niveles tolerablemente bajos, por debajo del 3,5%, y quizás ya habríamos visto los máximos del 2.018 en ese 3,1%.

Esto en principio es bueno para la renta variable, ya que competirá con rentabilidades del bono de menos del 3,1%. Pero comentaba la semana pasada que el hecho de que los inversores se conformen con una rentabilidad moderada en el mercado de renta fija, también denota cierta falta de confianza en invertir en el mercado de renta variable.

Entonces, ¿en qué quedamos?

Si sube mucho la rentabilidad del bono de manera precipitada es rematadamente malo para la renta variable. Y eso no parece que vaya a pasar. Pero digo que también hay que ser cauto con el hecho de la renta fija pierda por completo el momentum alcista, porque pudiera ser una pista de que el mercado está miedoso y busca refugio en la renta fija a una rentabilidad tan baja como sea.

Esta es la lectura de los movimientos semanales del Bund, el bono alemán a 10 años. Con las crisis políticas italiana y española,  muchos agentes en el mercado en los peores momentos de estos días estaban dispuesto a aceptar rentabilidades "seguras" del 0,2% ¿Están estos fondos enterrando el dinero durante 10 años? No, más bien juegan con la expectativa de que la rentabilidad del Bund vaya a ser más baja incluso en próximos meses y sus bonos comprados hoy, valgan más mañana ya que se verán rentabilidades más bajas.
Ven bajo estas líneas el gráfico semanal de rentabilidad del Bund. Ya estuvo en negativo hace relativamente poco, aparentemente se pagaba por perder dinero, de forma limitada.

Un escenario de "japonización" de Europa, viendo que el Banco de Japón no está dejando que la rentabilidad en el último año de su bono a 10 años pase del 0,15%. Lleva meses girando alrededor del 0,04% y estos días se llegó a perder momentaneamente el 0,025%. Bajo estas líneas, el bono japonés a 10 años:


Nada nuevo. Que se está formando un burbujón en la deuda brutal, que no parece digerible para el ritmo actual de la presente recuperación económica, que es un quiero pero no puedo, y ya lo pagaremos. En el 2.007 se hizo la técnica de patapum pa'lante, pero los males siguen presentes.

Y mientras se cocina a fuego lento la próxima crisis, la fiesta continúa. Observen en esta gráfica publicada por serenitymarkets que salvo Alemania y Holanda, ningún país de la eurozona consigue reducir a un ritmo viable su ratio Deuda/PIB. Por cierto, Japón está aún peor que Grecia en este ratio, y USA está similar a España. Bien es cierto que ni Japón es Grecia, ni USA es España. En cualquier caso para la próxima crisis estamos todos más débiles.
Casi la mitad de la deuda de España corresponde al rescate a las cajas que frenó la caída de la banca en dominó, comenzando por las cajas más inviables. No lo hemos digerido aún y los intereses hay que pagarlos con impuestos porque no se está recuperando esa deuda sobre los hombres de los españoles por la vía prometida, que era la venta de Bankia y el resto de rescatadas.

Miren como el Bund ha coseguido hacer un nuevo máximo histórico. De nuevo.

Sin embargo, pese a lo dicho, sigue habiendo mucho dinero en el mercado que tiene que ir a alguna parte, y creo que está entrando dinero otra vez en la renta variable americana, en detrimento de la renta variable de otras partes del mundo.

La semana pasada, Perpe tuvo la gentileza de mandarme por correo la fuente de la que extrae los flujos de fondos y ETFs de los grandes gestores de USA, que es ICI Investment Institute:

El cuadro semanal de arriba recoge el flujo de fondos netos de USA y ETFs de modo que se observa que está entrando dinero de nuevo en la renta variable americana ("domestic"), saliendo de la tendencia negativa.

He creado un cuadro sólo para observar la evolución de su apuesta por la renta variable, mensual, desde enero de 2.016 hasta el 23 de mayo de este año, donde se ve la evolución de los flujos netos de fondos y ETFs:


A falta de incluir los datos de la última semana de mayo porque aún no se publicaron, se observa que  los flujos están entrando en terreno positivo en USA, y que el resto del mundo pierde tirón.

He hecho el mismo gráfico mensual sobre las apuestas de los fondos de largo plazo americanos, a falta de sumar la última semana de mayo para la inversión en bonos, y también están compradores:

Entiendo que cuando sume la última semana de mayo, tendremos una cota más alta que en abril, y se observará que el dinero también está yendo hacia los bonos, sólo que la recuperación no es tan espectacular como en la renta variable USA.

Por desgracia, los datos de los fondos europeos no se obtienen con la misma agilidad ni frecuencia. Perpe me ha ayudado diciendo que están en EFAMA, y los últimos datos son de marzo. Se puede comprobar que al menos hasta marzo los saldos eran compradores.

Si está entrando dinero de la mano fuerte americana en USA, pienso que está yendo dónde van mejor las cosas: el Rusell y el Nasdaq. El apetito por las empresas no tan grandes y medianas, y por las tecnológicas, no es un escenario defensivo. Esto parece una contradicción con lo que vengo defendiendo de que el mercado está cauteloso, sin embargo yo creo que encaja con la idea global de que hay bastante dinero en el mercado financiero, y no se espera que los estímulos se retiren facilmente, pero cuesta encontrar valores que se vayan a revalorizar más. En el Rusell y en el Nasdaq se están haciendo las apuestas más fuertes en USA.

El gráfico menusal del Rusell no requiere mucho comentario sobre su clara situación alcista, salvo la precaución debida a la sobrecompra:


En este gráfica de Jesse Felder vemos que se está eligiendo al Russell mientras cae el apetito por los bonos basura:




Eso no quiere decir que no se espere crecimiento en los otros índices también. Si miramos las posiciones especulativas en el SP500 vemos que están posicionadas en el lado largo, según lo que refleja el informe correspondiente de The Commodity Futures Trading Commission's (CFTC) weekly Commitments of Traders (COT):


Y si vemos que los fondos compran porque en algún lado tienen que meter el dinero, estoy seguro de que lo hacen cuando el particular está vendiendo por miedo. Si vemos la encuenta de sentimiento del inversor particular, aunque esta semana pasada ha ido la bolsa de menos a más, resulta que esta un poco más temeroso que la anterior, lo cual puede ser una oportunidad de compra.



Vamos a echar un ojo a las gráfica mensuales, semanales y diarias, como me enseñó Psico, de los activos con mayor profundidad de mercado:

Renta Variable


Dow Jones

En velas mensuales:
Mi impresión es que el Dow Jones se podría salvarse de una corrección mayor por ahora y que nos vamos en junio de nuevo a la parte alta de las bandas de Bollinguer, zona de 26.300. Eso es pensar en una subida del 7,25% aproximadamente a lo largo de las próximas 20 jornadas de trading. Y puestos a jugar a mirar en la bola de cristal, pienso que desde esa zona volverán los osos con fiereza buscando materializar una más que probable divergencia bajista que aún no está en los gráficos, pero a buen seguro estará. Desde luego en el Dow Jones no están los peligros despejados, y las alarmas volverían a saltar por debajo de los niveles actuales, siendo muy peligrosa la pérdida de los 23.600, que sólo está un 4% por debajo de los niveles de cierre del viernes. Está todo en un puño.

En velas semanales:
Mi sistema sigue empeñado en no dar señal de largos. Pienso que con stop en la zona de 24.200 con objetivo de 25.400 se podría intentar, y este objetivo abriría tramos adicionales, pero hay índices mejores actualmente para las aventuras alcistas.

En velas diarias:
 En mi opinión el viernes dio señal de largos, pero todo en el Dow Jones es debilidad y a mi particularmente me parece que hay activos más solventes. El objetivo son los 25.000 mientras no pierda los mínimos del viernes en los 24.542.

Si nos tomamos este análisis como una ciencia exacta, mientras que el Dow no pierda los 24.542 debería ir a por los 26.300. Es decir, que con un stop del 0.4% se puede buscar un 7,25% de rentabilidad en junio. Demasiado fácil, ¿no? La verdad es que parece mucho para un índice tan débil, pero como siempre digo, no se trata de adivinar sino de ir reaccionando.

SP500


En velas mensuales:
El SP500 está mejor que el Dow Jones. No debería perder ya la zona de 2.600 y apunta hacia máximos del año, y allí veremos qué sucede, yo creo que podrá con los 2.872. Lo que no creo que pueda es evitar dejar divergencias bajistas ni pasar de los 2.900 fácilmente.

En velas semanales:
El cierre del viernes marcó la diferencia para que, aunque sea por la mínima, estén todas las señales alcistas. Esta semana podría aspirar a los 2.800 si no pierde los 2.650.

En velas diarias:
Se puede proyectar una serie de niveles utilizando Fibonacci, que en mi experiencia sirven como marco de referencia, como niveles que entran dentro de lo esperable. Como suele trabajar Montecristo, cuando busca una segunda pata tras la primera, tendríamos tres objetivos de distinta potencia:
  1. Para el Fibo del 61,8% el objetivo de 2.768
  2. Para el Fibo del 100% el objetivo de 2.824
  3. Para el Fibo del 161,8% el objetivo del 2.915
Yo he dejado en la gráfica marcado también el del 138,20% en 2.880, ligeramente por encima de los
máximos históricos. Yo soy optimista y creo que ese nivel lo veremos a lo largo de junio siempre y cuando no se pierdan los 2.675, que es la zona donde dejaría mi stop de pérdidas para una operación alcista. Otro stop razonable sería la zona de 2.650, y ya por debajo de ese nivel creo que no merece la pena estar.

(continúa siguiente post... me está dando problemas tanta imagen)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se agradecen consejos y críticas constructivas!